lunes, 26 de noviembre de 2012

Brasil - Puñalada al corazón de la Tierra

La  presidenta del Brasil, ha dado el visto bueno a la construcción de una gigantesca   planta hidroeléctrica (la tercera más grande del mundo) sobre el Río Xingú, estado de Pará.
Más de 40.000 indígenas tendrán que buscar otro lugar donde vivir. La destrucción del hábitat natural, deforestación y la desaparición de multitud de especies es un hecho
.





El jefe de la tribu Kayapo recibe la peor noticia de su vida: 
La presidenta del Brasil, ha dado el visto bueno a la construcción de una planta hidroeléctrica enorme (la tercera más grande del Mundo).


El Río Xingú recorre casi 3 mil kilómetros a través del Amazonas, en el corazón de Brasil, y es el hogar de miles de indígenas, comunidades ribereñas y de una extraordinaria biodiversidad de flora y fauna. Con la completa construcción de la represa hidroeléctrica de Belo Monte, por el consorcio Norte Energía S.A. (liderado por la paraestatal Electrobras), más de 500 kilómetros cuadrados de bosque y tierras agrícolas serán inundados y al menos 20 mil personas serán desplazadas.

La represa propone desviar casi toda el agua del Xingú. Los incontables impactos de tal intervención significan que las áreas donde tradicionalmente habitan peces serían irreversiblemente destruidas, miles de personas perderían el acceso al agua, alimento, fuente de trabajo y transporte por el río, y vastas partes de selva van a ser inundadas, lo que además generará la emisión de cantidades masivas de gases de efecto invernadero, mientras la vegetación se pudre. 

Encima de esto, y dado que las obras ya han iniciado, miles de personas están perdiendo sus casas, su forma de vida y su cultura.




Indígenas y ribereños han estado luchando en contra de la represa desde que fue propuesta, veinte años atrás. Lamentablemente, a pesar del rechazo general que ha provocado desde su gestación, y de las variadas controversias legales y políticas alrededor de una inadecuada evaluación de impacto ambiental, incluyendo la falta de implementación de salvaguardias para la protección del ambiente y derechos de las personas, el 1º de junio de 2011 la Agencia Federal de Medio Ambiente de Brasil (IBAMA) otorgó a Norte Energía la licencia de instalación para el proyecto Belo Monte, bajo una intensa presión política.

El 1º de abril de 2011, la CIDH otorgó medidas cautelares mediante las cuales solicitó al Gobierno de Brasil suspender inmediatamente todo proceso de licenciamiento y construcción del proyecto de la represa Belo Monte, protegiendo los derechos a la vida y la salud de las comunidades indígenas de la cuenca del río Xingú. Posteriormente, el 29 de julio de 2011, la misma Comisión modificó el objeto de la medida y solicitó al Estado la adopción de medidas para proteger la vida, salud e integridad personal de los miembros de las comunidades indígenas afectadas por el proyecto, incluyendo aquellas en situación de aislamiento voluntario. Lamentablemente, ambas solicitudes han sido ignoradas por el Gobierno.
Sin embargo, el 13 de agosto de 2012 la quinta sala del Tribunal Regional Federal de Brasil (TRF1) confirmó la solicitud de la CIDH, ordenando la suspensión inmediata de las obras, bajo pena de multa al consorcio constructor. Argumentó el tribunal que la autorización del proyecto por parte del Congreso brasileño en 2005 fue ilegal, en vista de que los pueblos indígenas afectados no fueron apropiadamente consultados, de conformidad con la Constitución brasileña y el Convenio 169 de la OIT, del cual Brasil es signatario. Además, agregó que no se hizo una evaluación independiente de los impactos ambientales.
 Lamentablemente, el 27 del mismo mes el Presidente de la Corte Suprema de Brasil revocó el mandato de suspensión, autorizando la reanudación inmediata de las obras. 

  
Raoni y los representantes de los pueblos indígenas del Xingu (Brasil) piden apoyo internacional contra el proyecto de presa hidroeléctrica de Belo Monte.








Nosotros, el pueblo indígena de Xingu, no queremos de Belo Monte. Nosotros, el pueblo indígena de Xingu, luchamos por nuestro pueblo, nuestra tierra, sino también para el futuro del planeta. El presidente Lula dijo que estaba preocupado por los indios, que estaba preocupado por el Amazonas, pero que no quería que las ONGs internacionales se opusieran a la presa de Belo Monte. No somos ONG internacionales. Nosotros, los 62 líderes indígenas de las aldeas de Bacajâ, Mrotidjam, Kararaô, Terra-Wanga, Boa Vista Km 17, Tukamâ, Kapoto, Moikarako, Aykre, Kiketrum, Potikro, Tukai, Mentutire, Omekrankum y Pokaimone Cakamkubem, ya hemos sido objeto de muchas invasiones y enfrentado muchos peligros.

Cuando los portugueses llegaron a Brasil, nosotros, los indios, ya estabamos aqui y muchos murieron, muchos han perdido sus vastos territorios, la mayor parte de sus derechos, muchos han perdido parte de su cultura y otros han desaparecido completamente.

El bosque es nuestra tienda, el río nuestro mercado. No queremos que los ríos de Xingu sean invadidos, que nuestros pueblos y nuestros hijos que seran criados de acuerdo con nuestras costumbres, esten en peligro. No queremos la represa hidroeléctrica de Belo Monte, porque sabemos que solamente traera destrucción. No pensamos sólo a nivel local, pero a todas las consecuencias destructivas de la presa: que atraerá más negocios, más explotaciones, promoverá la invasión de nuestras tierras, conflictos e incluso la construcción de nuevas presas. Si el hombre blanco continúa así, todo será destruido muy rápidamente. Nos preguntamos: "¿Que mas quiere el gobierno? ¿De que sirve tanta energía después de tanta destrucción? "

Ya hemos organizado numerosas reuniones y hemos participado a grandes encuentros para oponernos al gran complejo de Belo Monte, como lo hicimos en 1989 y 2008 en Altamira, y en 2009 en el pueblo de Piaraçu donde muchos de nuestros líderes estaban presentes. Hemos hablado personalmente con el presidente Lula para convencerle de que no queremos de la presa y nos prometió que no se nos será impuesta. También hablamos personalmente con Eletronorte y Eletrobras, con la FUNAI y el IBAMA. Ya hemos advertido al gobierno que si el proyecto de presa se lleva a cabo, la guerra se declarara y el tendrá la responsabilidad. El gobierno no ha entendido nuestro mensaje y, de nuevo se ha burlado de los pueblos indígenas, asegurandoles que construiría la represa a toda costa. Cuando el presidente Lula dijo esto, él demostró que él no hizo caso a la voz de los pueblos indígenas y que no reconoce nuestros derechos. Su falta de respeto le llevó a planear la licitación de Belo Monte durante la Semana de los pueblos indígenas.

Debido a esto, nosotros, los indios de la región de Xingu, hemos invitado a James Cameron y su equipo, los representantes del Movimiento Xingú para Sempre (y el movimiento de mujeres, ISA, AmazonWatch, CIMI y otros) . Queremos que nos ayuden a comunicar nuestro mensaje al mundo y a los propios brasileños que aún no saben lo que está sucediendo en el Xingu. Los invitamos porque sabemos que hay muchas personas en Brasil y en otros lugares que quieren ayudarnos a proteger nuestros derechos y territorios. Estos son los bienvenidos entre nosotros.

Luchamos por nuestro pueblo, nuestras tierras, nuestros bosques, nuestros ríos para nuestros hijos y la gloria de nuestros antepasados. También estamos luchando por el futuro del mundo porque sabemos que estos bosques son tan beneficiosos para los pueblos indígenas como a la sociedad brasileña y del mundo. También sabemos que sin estos bosques, muchas personas sufrirán mucho más que toda la destrucción que ocurrió en el pasado. Todo en la vida está interconectado, como la sangre que une a las familias. El mundo debe saber lo que está sucediendo aquí, debe darse cuenta que la destrucción de los bosques e indígenas significa su propia destrucción. Por estas razones no queremos Belo Monte. La presa significa la destrucción de nuestro pueblo.

En conclusión, afirmamos que estamos decididos, que somos fuertes, que estamos dispuestos a luchar y recordamos las palabras de una carta que un indio norteamericano había enviado una vez a la Presidencia: “Sólo cuando el hombre blanco haya destruido todo el bosque, que haya matado los peces y los animales y que todos los ríos se hayan secado, se dará cuenta de que nadie puede comer dinero ".


Autores: Cacique Kamati kayapó, Cacique Raoni kayapó y Juruna Yakareti





Un mensaje de Sheyla Juruna

"Para mí y mi gente el Belo Monte Dam es un proyecto de muerte y destrucción.
Va a diezmar nuestras poblaciones y toda nuestra biodiversidad.
El Belo Monte dam tendrá serias consecuencias medioambientales y territoriales para nuestra gente.
Será especialmente destructivo para nuestro rio, cual será matado y un peligro para nuestras vidas.
Ya hemos intentado varias formas de dialogo con el gobierno, haciendo todo lo que podemos para bloquear este proyecto, pero no hemos sido escuchados.
Creo que es ahora nuestro momento para ir a luchar contra Belo Monte. No más dialogo.
Ahora es el momento de hacer mas determinantes y serios nuestros actos de resistencia contra este proyecto, que viene a destruir la vida del Xingu la gente indígena que vive aquí.
El mundo necesita saber sobre Belo Monte, saber la realidad de lo que pasará, y la desgracia que este proyecto traerá a nuestra región.
Esto no debe ser considerado como desarrollo.
Solo traerá destrucción y muerte"
 *Compilado de fuentes diversas.
 


viernes, 23 de noviembre de 2012

Anselmo Grau - "Memorias de un auténtico creador"


Nació en Montevideo el 4 de diciembre de 1930. De chico hacía guitarras con una latita de aceite, un palito y un piolín. A los once años ya trabajaba en una herrería y pagaba el alquiler de la casa. El primer dúo que formó Grau se llamaba Los Baqueanos. Con el cuarteto Los Chasques interpretó canciones de Los Fronterizos, Los Chalchaleros, Atahualpa Yupanqui y Eduardo Falú. En 1959 debutó como solista en la fonoplatea de El Espectador. Cuando un contrato de dos meses lo llevó de gira por Chile, se percató de que la música que interpretaba no representaba a su país. Quiso entonces cambiar el rumbo y explorar el patrimonio folclórico uruguayo.








El añejo - gato - ANSELMO GRAU
(A. Grau)
Disco: "Entonces sabrás" - Sello ORFEO (Uruguay) - 1969










Por la música de la Banda Oriental

Anselmo Grau reúne las características de varios de los solistas de la generación del sesenta: buen intérprete de guitarra (nuevamente aparece Atilio Rapat como maestro del instrumento), cantor sin grandilocuencia (que hace sus primeras incursiones en la fonoplatea de la radio El Espectador), escritor de poemas y cuentos además de canciones, interesado en el aprendizaje y la investigación dentro del terreno de las tradiciones folclóricas (nuevamente aparece Lauro Ayestarán como consultor y referencia), y un buscador consciente de elementos musicales con los cuales desarrollar un camino musical «a la uruguaya».
Uno de los retos que enfrentó su generación fue el de evitar la mera repetición del folclorismo argentino —a pesar de la admiración manifestada hacia músicos como Atahualpa Yupanqui — , que llegaba masivamente promovido por las transnacionales del disco. En 1959, el mismo año en que Rubén Lena descubría en una estadía en Venezuela que los uruguayos tenían escaso repertorio propio para cantar, a Anselmo Grau le ocurría los mismo durante un viaje a Chile. Los títulos de varias grabaciones de la época testimonian esta búsqueda: Poetas nativistas orientales (Amalia de la Vega), Poemas y canciones orientales (Osiris
Rodríguez Castillos), Folclore oriental (Anslemo Grau), Hombres de nuestra tierra, ciclo de canciones uruguayas (Daniel Viglietti), etcétera.
 

Esta preocupación por difundir «lo uruguayo» lo lleva a visitar escuelas y liceos, conducir programas radiales y estar al frente de programas televisivos. El estudio se llenaba con invitados y concursantes de todas las edades, mientras los fabricantes de guitarras se esmeraban en aumentar su producción. 

 *Anselmo durante la grabación de uno 
de sus programas de televisión en 1965.
El gran poder de la televisión y casi diez años de vigencia de los programas a su cargo amplificaron no sólo la difusión de su música sino también el paciente trabajo pedagógico que se había propuesto. Grau le insistía a los participantes, mensaje que obviamente se trasladaba a los televidentes, sobre la importancia de no usar tanto bombo legüero y armar menos grupos que clonaban a Chalchaleros y Fronterizos, al mismo tiempo que motivaba a conocer sobre formas musicales uruguayas e intérpretes locales. Con personalidad cálida y seductora, elementos que se trasladaban a su música, condujo estos programas pioneros en la promoción de un perfil musical propio.
A la vez, atento a lo que ocurría en su entorno, interactuaba con sus colegas grabando y difundiendo el repertorio de Osiris Rodríguez Castillo entre otros.

 Aun sin cultivar exclusivamente la temática del litoral, sus litoraleñas «Río Uruguay» («Puñal de plata que entró.») y «Esperanza cañera» («Correntina, te voy a buscar.») marcaron hitos de popularidad y calidad musical. En sus primeras grabaciones volvemos a encontrar nombres como los de Mario Núñez, Nelson Olivera, Ciro Pérez, Hilario Pérez, Julio Cobelli y Gualberto López, destacados guitarristas que, en algunos casos, habían acompañado a Amalia de la Vega y que simultáneamente empezaban a hacerlo con Alfredo Zitarrosa.

Esperanza cañera, tema de Anselmo Grau que grabaran Los Fronterizos en 1967 en el disco "Mundialmente" editado por  el sello PHILIPS.


                                                                   


Sello CLAVE  (Uruguay) 1969

Milonga de un gaucho pobre - ANSELMO GRAU
(A. Grau)
Disco: Folklore Oriental - Sello CLAVE - 1969
 

En 1975 llega el exilio por asfixia económica y presión política. Y, tras una década sobrellevando el peso del desarraigo y las dificultades para componer, retorna a un país que ya no lo reconocía por la calle. La mayoría de las cintas originales de sus grabaciones se habían perdido o habían sido destruidas por las propias compañías discográficas, atemorizadas por la dictadura. Igual continúa su tarea docente con alumnos particulares y en programas de radio.
Un texto de su amigo Francisco «Paco» Espínola, incluido en la contracarátula de uno de sus discos, lo describe exactamente: «Anselmo Grau [...], como los pájaros canoros nuestros, que apenas si por contraste se evidencian entre el botánico esplendor es, a la vez, modesto y hondamente sugeridor de lo que esencialmente somos».




El disco que en 1998 editó por Ayuí — Canta el Uruguay. Una antología— reúne canciones incluidas en los discos Con todo mi sentir, Inocencio Otroyó, Folclore oriental y Entonces sabrás.
Anselmo Grau murió el 13 de octubre de 2001.



*Fuente: ALMANAQUE BSE (Banco de Seguros del estado)
Fotografía 1965: Inés Bortagaray
Selección y notas: Rubén Olivera






Entonces sabrás - sobrepaso - ANSELMO GRAU
(A. Grau)
Disco: "Entonces sabrás"- Sello ORFEO (Uruguay) 1969
y ODEON (Argentina) 1969.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Se incrementa el monocultivo de eucaliptos en Uruguay

 (*por Grupo Guayubirá)
 En defensa del Monte Indígena
El modelo que se promueve de monocultivos de árboles a gran escala y concentrados en determinadas zonas de nuestro país tiene ya comprobados impactos negativos tanto en el ambiente como en la población. No son sustentables, comprometerán cada vez más las fuentes de agua y se acrecentarán los costos para remover su contaminación. Sin mencionar el hecho de que más poblados se quedarán sin agua, y dependerán del reparto de agua en camiones cisternas pagados por las intendencias.


A mediados de Octubre, la empresa transnacional Montes del Plata inauguró su vivero en las proximidades de la ciudad de Fray Bentos, con capacidad para producir hasta 20 millones de plantines al año.

Esta producción estará destinada a alimentar la fábrica de celulosa que se está construyendo en Conchillas, departamento de Colonia, segundo mega-emprendimiento celulósico en instalarse en nuestro país.

UPM/Forestal Oriental fue la primera que comenzó con la producción de plantines en gran escala, cuenta con dos viveros en el departamento de Paysandú: el “San Francisco” que produce 20 millones de plantines al año y el “Santana”, inaugurado en el mes de abril de este año, que producirá 22 millones de plantines al año.

Entre los tres viveros se producirán 62 millones de plantines al año, que, desde que se inicia el proceso y hasta la eliminación del tocón, que queda después de que se corta el árbol, utilizan miles y miles de litros de todo tipo de agrotóxicos, venenos que contaminan el suelo, el aire y el agua. Esta contaminación resulta muy difícil de eliminar y tiene altos costos para la población uruguaya.

¿Sustentabilidad? ¿Productividad?

Muy pronto 62 millones de árboles serán plantados por año en nuestro territorio, lo que significa por lo menos 50.000 hectáreas anuales. Como referencia, estamos hablando de plantar una superficie similar a la del departamento de Montevideo por año. Esto implicaría no solo consolidar el millón de hectáreas plantadas sino además la expansión de la superficie forestada en el país.


Desde el punto de vista social y económico, las plantaciones forestales han desplazado a productores familiares de sus tierras y han cambiado por completo la matriz productiva del país.

Vinculado a esto hay que destacar que entre la serie de beneficios que el gobierno acordó secretamente con la empresa Montes del Plata se hacía referencia a que el gobierno hará los “mejores esfuerzos para lograr una superficie forestable de 100.000 hectáreas con posibilidad de ser plantadas dentro del radio de 200 kilómetros de la futura fábrica”. La mira está puesta en Colonia y San José, departamentos aún no forestados y donde el gobierno está reviendo la categorización de suelos. Los plantines generados en este nuevo vivero de Montes del Plata seguramente competirán por la tierra en estos dos departamentos que forman parte de la principal cuenca lechera de nuestro país, poniendo en riesgo las producciones tradicionales y la permanencia de las familias rurales en el campo.

Desde todo punto de vista este tercer vivero, inaugurado recientemente, solo agudizará los impactos negativos de un modelo de producción que cada vez se aleja más del anunciado Uruguay Productivo y se acerca a la destrucción del ecosistema pradera y de los bienes naturales de toda la población.

Publicado por Grupo Guayubira y Rapal-Uruguay. Octubre de 2012
.

Informes sobre el peligro de los Monocultivos publicado por Amigos de la Tierra Argentina
Voces de miembros de la Red Latinoamericana Contra los Monocultivos de Árboles (RECOMA)
Parte I

PARTE II

LA LEYENDA DEL OMBÚ *


Dios, queriendo perfeccionar su obra, consideró afinar algunos detalles. Así, hizo llamar a todos los árboles de la naturaleza para otorgarles dones que les ayudaran a sobrevivir en la intemperie.
Al preguntar al Ñandubay qué quería, éste respondió: -Yo quisiera tener fuerza, Señor.
Pues ahí la tienes – dijo Dios, dando origen a la legendaria fortaleza del Ñandubay, sólido como una roca y resistente como el hierro. 
 
¿Y tú? -le preguntó Dios al Arce.
- Yo quisiera poder siempre protegerme del frío y de la lluvia.
- Sea –dijo el Señor, regalándole frondosas hojas para guarecerle de la humedad.
El desfile de árboles continuó. 



 El Jacarandá pidió jovialidad, y le fue concedido un hermoso penacho lila, que rebosaba alegría y juventud cada primavera.

El Laurel obtuvo hojas oscuras y lustrosas.

 El Espinillo quiso parecerse al Sol y fue adornado con lindas flores amarillas, muy semejantes al oro; y así, todos los árboles obtuvieron lo solicitado.










 Después de varios exponentes arbóreos, llegó el turno del Ombú y Dios le preguntó: – ¿Qué deseas para ti...?
Éste respondió: – Sombra, Señor, para servir de descanso a los hombres.
- Pero todos la poseen –respondió el Creador.
- También quiero que mi leña sea frágil, que no resista ni un clavo, que se quiebre a la menor presión, que se vuelva polvo al contacto del Sol y la lluvia.

Dios, extrañado, le preguntó:
- ¿Por qué no pides lo que los demás, dulces frutos o madera fuerte?
- Padre, sé que una vez existió un hombre que predicaba amor, justicia y bien. Los otros hombres lo persiguieron, condenaron y sacrificaron en una cruz, hecha con el dolor de algún hermano árbol. Concédeme la oportunidad de tener la conciencia tranquila y no permitas jamás que contribuya a la muerte de un inocente.
Nuestro Señor, conmovido por las palabras del bondadoso Ombú, le respondió dulcemente:
- Así sea. Yo te protegeré por toda la eternidad para que sigas haciendo el bien a los hombres.

Leyenda popular Uruguaya.
Fuente: cuentosdedondcoco.com

miércoles, 7 de noviembre de 2012

El Hombre que plantaba árboles (Audiovisual sobre el cuento de Jean Giono)

El hombre que plantaba árboles (en francés: L'homme qui plantait des arbres) es un cuento alegórico del autor francés Jean Giono, publicado en 1953. 




 

Cuenta la historia de los esfuerzos de un pastor para convertir un desolado valle en las estribaciones de los Alpes, cerca de la Provenza, en un bosque a lo largo de la primera mitad del siglo XX.






Cortometraje de animación del canadiense Frèdéric Back




Cada día la Humanidad pierde, sólo por la tala directa, unos dos millones de árboles. Esto viene a significar que cada año desaparece el equivalente a un árbol por cada habitante del planeta.
Ante un panorama tan descorazonador, emociona la lectura de esta sencilla historia que Jean Giono escribió cuando, a mediados del pasado siglo, una editorial norteamericana le pidió que escribiese un relato breve acerca de un personaje real que fuese inolvidable.
Giono escribió entonces “El hombre que plantaba árboles”, texto que donó ‘a todo el mundo’ tras ser rechazado por la editorial que le encargó la historia porque Elzéard Bouffier, el protagonista de la misma, no era un personaje real.

Este es un relato lleno de sensibilidad que es un canto al desinterés y a la generosidad y que exalta el enorme valor que hay en un acto tan sencillo como es plantar un árbol:
En una yerma comarca de Provenza, un hombre solitario planta centenares de miles de árboles y transforma en un paraíso lleno de vida lo que antes era una región inhóspita y casi deshabitada. Es la historia de Elzéard Bouffier, un personaje inolvidable por su desinterés, por su enorme generosidad y por dejar huella en la tierra sin anhelar recompensa alguna. Jean Giono, uno de los escritores franceses más importantes de este siglo (XX), creó el personaje de Bouffier para “hacer que la gente amara a los árboles, para ser más exacto, hacer que amen el plantar árboles”. En su obra alienta una comunión con el silencio mundo de las plantas, que purifica y renueva la tierra que nos rodea, nos reconforta y nos reconcilia. 

"El viento entre los árboles" DANIEL ALTAMIRANO (D. Altamirano)

El viento entre los árboles: Trabajo audiovisual realizado en clases de Plástica, por el profesor Osvaldo Bisang y alumnos del 1 año de Polimodal, en el año 2008, sobre un poema de Daniel Altamirano

jueves, 1 de noviembre de 2012

Bernard Moitessier "El Juglar de las estrellas"

Mítico navegante, quizás el más famoso del siglo. (Hanoi, (Indochina 1925 - París, Francia 1994)

Su amor y su pasión por el mar, la vida y la naturaleza, trascendiendo el espíritu del hombre, lo llevaron  a despreciar la gloria y el dinero, y luego de dar la vuelta al mundo en solitario prefirió continuar navegando, y comenzar    una busqueda de si  mismo a través de la soledad del marinero en la inmensidad de los océanos.


En 1968, el "Sunday Times", afamado periodico de Londres patrocina la primer carrera en solitario y sin escalas, la "Golden Globe Race" (Carrera del Globo de Oro).
Cada navegante implicado en la carrera debía dar la vuelta al mundo en solitario a través de tres etapas sin tocar tierra, sin asistencia externa o suministros. El primero en cruzar la línea de meta ganaría la bonita suma de cinco mil libras esterlinas y el premio Golden Globe Race.
En el verano de 1968, nueve marineros de todo el mundo se lanzan en pequeñas embarcaciones equipados con un sextante sencillo para el posicionamiento y una radio para comunicarse; algunos como Moitessier, se niegan a embarcar la radio. Jamás se había realizado un desafío tal. Un viaje salvaje que seguirá siendo la aventura marina más grande de todos los tiempos.


El 22 de agosto de 1968, Moitessier sale de Plymouth, Inglaterra, a bordo del Joshua. Tiene cuarenta y cuatro años y enfila a siete nudos en una niebla absoluta hacia el más largo viaje en solitario de su vida. ¡Como un relámpago, cruza el Océano Atlántico dejando muy por detrás a otros competidores como Chat Blyth.
El 24 de octubre, cruza el cabo de Buena Esperanza para seguir su ruta sobre el Océano Índico en dirección de Australia. A los seis meses de iniciada la carrera su velero  de acero Joshua pasa el Cabo de Hornos.
 
"El Joshua va hacia el Hornos bajo el resplandor de las estrellas y la ternura un poco lejana de la luna… No sé bien ya donde estoy, si corremos desde hace tiempo más allá de las fronteras del exceso"

En Francia e Inglaterra ya se considera a Moitessier como el vencedor de la carrera. Se preparan a enviarle una armada de barcos para acompañarlo hasta Plymouth, pero el 18 de marzo de 1969, cuando alcanza las costas de Sudáfrica, y cierra la travesía de dar la vuelta del globo en solitario, Moitessier anuncia oficialmente  su decisión de abandonar la carrera "para salvar su alma" y proseguir su "largo camino".

Usando una honda, Bernard Moitessier catapultó este legendario mensaje en el puente de un petrolero:

"No tengo ningún deseo de regresar a Europa con todos sus falsos dioses. Ellos te comen el hígado y succionan tu médula y te brutalizan.
Voy donde puedes unirte a un barco cuando quieras y el sol es libre, así como el aire que respirar y el mar en el que nadas, y donde puedes asarte en un arrecife de coral.
Sigo sin escalas a las islas del Pacífico, porque soy feliz en el mar, y quizás también para salvar mi alma"
 

Deja detrás  los honores y el dinero para ir hacia el sol, hacia las islas del Pacífico. Al fin llega a Tahití, en donde atracará después de diez meses de navegación sin tocar tierra y la hazaña de realizar una vuelta al mundo y media.
El epílogo de la carrera será trágico. Uno sólo de los competidores cruzará la meta. Uno de ellos, Crowhurst, se suicidará después de haber hecho creer que estaba en cabeza de la carrera mientras que en realidad erraba a lo largo de las costas…
La locura y la muerte habían dominado la Golden Globe Race.
Moitessier se había desviado para realizar su sueño de libertad.
 

"...Una travesía de estas características más allá del tiempo y al final de uno mismo, un viaje tan extraordinario y que ofrecerá tan pocas probabilidades de éxito pues la enormidad de la pieza que intentaremos cobrar es tal, que pertenece a un ámbito sagrado en el que el espíritu del mar ha de ser respetado por encima de todo. Uno no tiene el derecho de manosear esta hermosa historia con las manos sucias y de transformarla en un circo de payasos que partirán a luchar unos contra otros impulsados por el redoble de tambores de los medios de comunicación por dinero y un globo de oro”

Estas declaraciones había realizado  Moitessier antes de partir e integrarse a la carrera, y demostró ser coherente con su pensamiento.



Bernard Moitessier a raíz de su compromiso con el mar y la navegación, se convirtió en un destacado escritor; publicó entre otros:

"Un vagabundo de los mares del Sur"
"Navegando hacia el Cabo de Hornos"
"El largo viaje "
"Tamata y la Alianza"

En el libro "El Largo Viaje" cuenta la historia de su travesía participando en la Golden Globe Race y su intrépida decisión de abandonar la carrera y continuar navegando.

Su visión critica de una sociedad equivocada y alejada de la naturaleza y de los verdaderos valores lo llevó a ser un hombre comprometido en la defensa de la ecología y de la relacion del ser humano con el planeta.

En su ultimo libro "Tamata y la alianza", que terminó de escribir en la isla de Raiatea, plantea una visión casi mística de la relación del hombre con la naturaleza y con el destino, un alegato a favor de la libertad y una llamada al despertar de las conciencias en un mundo cada vez más inhumano.

Bernard Moitessier falleció en París en 1994 aquejado de un cáncer de próstata.

El Joshua, el velero de acero de 12 metros con el que Moittesier realizó su legendaria travesía. Rescatado y restaurado por el Museo Marítimo de La Rochelle donde permanece con otros barcos notables, clasificado como monumento histórico.